16 - LA TORRE

               o LA SEGUNDA MUERTE

El anciano volvió a tomar la forma física habitual, condujo a las discípulos fuera del sueño y les sugirió una nueva visión. En ella podrían ver las acontecimientos que habían sucedido y los que iban a suceder muy pronto.

Sobre un cielo de bronce se destacó la silueta de una gran pirámide que coronaba un gran templo. En el cielo brilló un rayo que hizo blanco en la piedra angular de la pirámide. La piedra angular saltó como impulsada por un resorte mecánico y rodó hacia el vacío causando enormes daños en las zonas bajas del templo.

Con la caída de la piedra angular salieron despedidos y cayeron también, el constructor que se había adueñado del gran secreto y el gran sacerdote que había usurpado los poderes al príncipe supremo del pueblo.

En la caída el sacerdote‑rey perdió la corona también el cetro de mano y la espada. El constructor, en cambio, perdió el compás, la escuadra y el rollo de papiro en que estaban escritos las números clave del gran secreto.

La destrucción de la gran pirámide, que coronaba el templo, no continuó. A los ojos de los aspirantes se iluminó la puerta inferior de entrada que daba acceso a la cripta de las grandes iniciaciones. Sobre el dintel apareció entonces el signo de Marte y a los lados, obrando, los planetas Saturno y Júpiter, propiciadores del cambio.

En la cripta, ajenos a los acontecimientos exteriores grupos de iniciados en distinto nivel, continuaban estudiando la ley y buscando la sabiduría. Ellos sabían que cuando todo hubiera acabado, deberían salir al exterior y poner la piedra angular en la cúspide de la pirámide de nuevo.

1

 

info@tarotegipcio.com.ar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Torre

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Torre

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Torre