13 - LA MUERTE

               o LA TRANSMUTACIÓN.

El hombre sabio salió para ver atardecer sobre los campos. Se detuvo frente a la mies y comprendió que las espigas estaban maduras.

Entonces hizo que los neófitos le acompañasen hasta el extremo de los sembrados.

El espectro de la muerte había comenzado la siega blandiendo la guadaña de izquierda a derecha, rítmicamente, y de los sembrados se levantaba en oleadas el miedo a de la mies que faltaba por segar, pero las espigas que yacían en tierra ya nada temían porque se habían liberado y esperaban su preparación para una nueva sementera.

Entonces, el hombre sabio se volvió a los que habían iniciado el aprendizaje del conocimiento y les dijo: ¿Conocéis acaso el destino del grano de trigo? Si la espiga no se siega, sí el grano de trigo no es separado de la paja, entonces no puede ser depositado nuevamente en el surco y renacer en una espiga según la ley. Quién pide el conocimiento lleva escrita en su carne la ley: primero morir, luego renacer. El orden inviolable para quien solicita el acceso al gran secreto es desear y conseguir primero ser justo, luego ser bueno y luego sabio.

"Cuando entréis en el signo de Aries y el planeta Marte haga sentir sobre vosotros la fuerza de su fuego, sabed que está próximo para vosotros el momento de la transmutación, el de vuestra muerte alquímica. Dominad en ese momento el miedo porque sobre vuestras cabezas no está solamente la guadaña, sino el arco iris de siete colores como prueba del pacto del arriba y el abajo y un nuevo Sol que hará renacer virgen de la materia opaca, el cuerpo sutil de vuestros deseos purificabas según la ley.

 

 

info@tarotegipcio.com.ar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Muerte

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Muerte

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Muerte