17 - LA ESTRELLA

               o LA FECUNDACIÓN ALQUÍMICA

Desde que el maestro proyectó sobre sus discípulos la visión del ángel, vertiendo el agua primitiva de un ánfora en otra, habían pasado tres días completos, el tiempo exacto para permitirles ver la imagen complementaría.

Arrodillada, con un pie en tierra y otro en el mar, apareció una doncella desnuda, de perfil, que portaba las mismas ánforas de oro y plata que había utilizado el ángel.

La doncella vertía el contenido del ánfora de oro sobre la tierra y el del ánfora de plata sobre el mar. De este modo el espíritu de la vida fecundado alquímicamente en su interior, se expandía y fecundaba a su vez las dos matrices de toba cosa en el planeta renovado.

Sobre la cabeza de la doncella, apareció una estrella de ocho puntas y en su interior dos triángulos unidos por la base, dorado y luminoso el superior, negro y opaco el inferior. De este modo, el de abajo era elevado por el de arriba, y la materia elevada hacia el espíritu de la luz.

Al lado derecho de la doncella, sobre el horizonte celeste, se iluminaron las siete Pléyades y por el lado izquierdo, emergiendo del mar, brotó un tallo de loto con tres flores y sobre la flor principal se posó una mariposa con las alas desplegadas.

A ambos lados de la estrella mayor aparecieron los signos de Géminis y el planeta Mercurio. Eran las señales indicadoras de que una nueva generación estaba siendo germinada y brotaría en breve sobre el planeta.

1

 

info@tarotegipcio.com.ar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Estrella

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Estrella

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Estrella