20 - EL JUICIO

               o LA REENCARNACIÓN

Una de las últimas lecciones y visiones que el anciano maestro hizo aprender y guardar celosamente en el secreto de su corazón a los discípulos fue la del juicio y el retorno a la materia.

En la cumbre del universo, desde los altos cielos, un ángel hizo sonar su trompeta de oro y se oyó en los cuatro ángulos del mundo que había sido juzgado.

El ángel se cubría el cuerpo con alas de oro y llevaba una llama encendida sobre su cabeza.

En el lugar de las tumbas sagradas un sarcófago se iluminó y tres momias        - un varón, una mujer y un niño -            se levantaron, despertando de su sueño al toque de la trompeta y regresaron a la materia y a la experiencia del mundo de los vivos.

El sarcófago tenía en el lateral visible siete columnas de inscripciones, cada una de ellas correspondientes a las siete generaciones a las siete razas del planeta.

En la columna número cuatro, aparecía el escarabajo dorado, símbolo de la iniciación y la reencarnación un sol alado, el sol naciente, cubría con sus alas las siete columnas.

En el lateral izquierdo de la tumba, montaba guardia un anubis con cabeza de chacal, testigo de todo juicio y todo viaje de retorno desde el mundo de las sombras al mundo del maya. Presidiendo la acción obraba el signo de Saturno regidor del karma y la ley evolutiva a través de todas las mutaciones y ascensiones propiciadas por la Luna.

1

 

info@tarotegipcio.com.ar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Juicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Juicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Juicio