15 - EL DIABLO

               o EL GUARDIÁN DEL SECRETO

Sin salir del sueño, a medida que los aspirantes iban bebiendo el agua y ganaban la otra orilla del río, asistían a la transformación del que, hasta entonces, se les había presentado como príncipe iniciado, ermitaño y guía, en diablo y lucifer.

El diablo y lucifer era el guardián del secreto y tenía forma de monstruo enorme con patas de macho cabrío, vientre be hipopótamo, pechos de mujer y manos de hombre alas de murciélago y cabeza de cocodrilo.

En su mano izquierda blandía una tea encendida y a su espalda y bajo sus pies, podían verse humeantes los restos de un templo que acababa de incendiar.

En su mano derecha sostenía un cetro cuya vara era una doble tau terminada en uve y entre los lados de la uve un circulo: atributos exclusivos de los príncipes que tenían el poder del conocimiento.

Encadenadas a una de las piedras del templo destruido, aparecían dos figuras humanas: una con cuerpo de hombre y cabeza de macho cabrío, otra con cuerpo de mujer y cabeza de macho cabrío. Las dos estaban semidesnudas y postradas de rodillas a los pies del monstruo.

Y el monstruo tenía sobre su cabeza la llama del espíritu alquímico y sobre él se dibujó el signo de Sagitario.

En ese preciso instante, los aspirantes comprendieron que el propia guía podía convertirse en tentador, porque era a la vez el guardián del gran secreto y a nadie permitiría acceder a él antes del tiempo.

1

 

info@tarotegipcio.com.ar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Diablo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Diablo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Diablo